De  Madrid a Nápoles. Una crónica de Madrid.

Crónicas para Radio Garrucha La Marinera. 

Contrastes de ciudad. 02/02/2008

Oyentes de La Marinera, este navegante con raíces en esa tierra Pescadoras valencianas. Sorolla 1915del sur quiere compartir con vosotros unas líneas desde tierras de Guadalajara. En ésta noble tierra de Castilla, donde el mar lo tenemos mirando al cielo, Velázquez lo sabia, y sí los que sois de la costa añoráis ese mar y esa brisa a los pocos días de no tenerlo, los que vivimos en Castilla, lo que añoramos cuando os visitamos, son esos cielos azules imponentes, y ese aire duro y seco, de las sierras del norte.

En ésta ciudad que no para, y en la que vive gente de más de 180 países del mundo, el tiempo va más deprisa, yo consigo detenerlo, con los cuarenta kilómetros que pongo de por medio, cada día, después de mi trabajo, hacia tierras alcarreñas.

Madrid es una ciudad en la que cabe todo, sin disonancias. Hoy quiero llevaros a un paseo más cosmopolita.

Hay lugares como la casa, hoy Museo Sorolla en la calle General Martínez Campos, que tiene en su interior la fuerza de ese Mediterráneo y estos cielos azules, genial Sorolla. DespuésCalle Serrano de haber llenado tu espíritu con la obra de nuestro pintor universal. Al salir a la calle, los turistas contemplan en la acera de enfrente , una fila ordenada junto a una pared de ladrillos decimonónicos, se diría que es una fila más, excepto si te detienes un poco, la fila de treinta a cuarenta personas, esperan  a que las Hermanas de la Caridad abran su puerta, esperan para comer.

Está calle, es una zona a unos metros de la milla financiera del Paseo de la Castellana, si cruzamos La Castellana, estaremos en Serrano, casi todo exclusivo. Desde los coches de los visitantes, hasta lo que se vende a los mismos, ya lo decía Sócrates hace dos mil años, al darse una vuelta por el mercado de Atenas, “disfruto viendo la cantidad de cosas que no necesito”

La calle Serrano, nos lleva a la Plaza de Colon y a un enorme “caserón”, es la Biblioteca Nacional, a su espalda el Museo Arqueológico , comparte calle con tiendas exclusivas de a medio millón la prenda, pero que nunca, ninguna de ellas, llegaran a igualar ni al más pequeño de los objetos expuestos en el museo.

En medio de una de las salas majestuosa y sencilla, está ,la genial obra del arte Ibérico, de una tierra que hace 2.500 años ya tenia unas gentes con sensibilidad, sujetando cuidadosamente con su mano izquierda un pichón, para que no escape: nuestra Dama de Baza.

Que seáis felices, que es de lo que se trata.

Plaza de Colón

Inicio de Madrid a Napoles >>>>