De  Madrid a Nápoles. Una crónica de Madrid.

Crónicas para Radio Garrucha La Marinera. 

Entre Gran Vía y Arenal.18/01/08

Oyentes de La Marinera, estas son las líneas de un oyente navegante desde La Meseta Castellana. Os cuento algo de Madrid.

Entre la calles Gran Vía y Arenal, hay un mundo en invierno que no imagináis los de la costa. Poco sol y mucho frío. Las calles estrechas y los edificios altos hacen de la zona, en este Madrid invernal, que sí estas un rato parado, sientes como el frió sube por tus zapatos.

Aquí para ver árboles y ver el sol, tienes que darte un paseo hacia la Plaza de España o bien callejear entre coches, y bajar hasta la Plaza de Oriente con el majestuoso Palacio Real a un lado, el Teatro Real al otro, y al lado El Campo del Moro , los jardines del Palacio. Al fondo, la Casa de Campo, buena vista, cuando el aire no viene de la sierra, porque el frió es helador.

Gran Vía, como ya os he contado es un espectáculo a todas las horas del día, y además es la calle de los teatros y musicales de España, el Broadway español. Aquí tienes espectáculos para pasarte semanas si quieres verlos todos. Diariamente, hay una cartelera con una media de 250 espectáculos en toda la ciudad, la mayoría en ésta zona.

Pero yo os quiero contar un par de pinceladas de la vida en ésta calle.

Por la mañana, como a todas horas, Granvía es una calle llena de vida, con gentes apresuradas por su trabajo, grandes hoteles y edificios de importantes firmas comerciales que esperan a sus clientes , por la fachada trasera hay otro panorama, personas que duermen entre cartones con la cara curtida por el clima de Madrid, el alcohol y las drogas hacen estragos en todos lados.

Algunas de estas personas las he visto durante años durmiendo en esa entrada trasera que no se utiliza, integrándose como parte de ese barrio, sobreviviendo con la ayuda de vecinos y los productos que desechan las tiendas de alimentación. Estas personas prefieren sus cartones y la vida aquí, a los centros sociales.

Granvía es un espectáculo permanente, merece la pena tomarse un café sentado junto a la ventana, en cualquier local, y si es verano en la terrazas sobre la misma calle, solo hay que mirar.

Arenal es la calle que une La Puerta del Sol con la Plaza de Opera. Las tiendas de música en las que podías encontrar cualquier partitura o instrumento musical están dando paso a cafeterías estilo Nueva York, tiendas de moda y otros, son los nuevos tiempos y vamos con ellos.

Aquí en Arenal, está el callejón de San Gines, donde de mañana finalizan muchas noches de fiesta en su chocolatería.

En fin amigos, me gusta Madrid y os seguiré contando pequeñas cosas de ésta ciudad.

Que seáis felices, que es de lo que se trata.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Crónica Siguiente>>>>